Día 6. Turismo por la Costa Sudeste de Terceira y por Angra do Heroísmo

Costa Sudeste de Terceira

Hoy era el cuarto día que estábamos en Terceira, y ya habíamos visitado todo lo que nos habíamos propuesto gracias al estupendo tiempo meteorológico de los días anteriores. Ese día nos despertamos un poco más tarde y decidimos hacer una pequeña ruta por la costa sudeste de Terceira, desde Angra do Heroísmo a Sao Sebastiao, para disfrutar de los miradores y acantilados, y de las aldeas.

Sólo empezar la ruta por la carretera R1-1 empezó a llover y tenía toda la pinta de que esto duraría toda la mañana. El primer pueblo que atravesamos fue Ribeirinha, una aldea con calles empinadas con sus casas tradicionales, y desde la misma carretera se podía divisar las islas conocidas como Ilhéus das Cabras. Antes, estas islas la formaban una de sola, pero la erupción volcánica de 1550 la dividió en dos.

Después fuimos, a través de carreteras secundarias, en dirección Porto Judeu, uno de los primeros asentamientos de la isla, y Salga, que por lo que he leído su bahía ha pasado a la historia porque en 1851, sus valientes habitantes, consiguieron impedir la invasión de diez barcos de tropas españolas. En este pueblo hay una zona de baño con una pequeña piscina de agua de mar, zonas para tomar el sol y bares. Nosotros pasamos de largo por culpa del tiempo y seguimos por el faro de Ponta das Cavalas, y desde allí, llegamos a la Bahía das Mós, dónde nos paramos para contemplar las vistas.

En la Bahía das Mós se encuentran las islas da Mina. Es una zona importante por lo que hace a fauna y flora silvestre autóctona de la isla de Terceira constituyendo así una de las áreas protegidas más importantes de las Azores. Está catalogada como Zona de Protección Especial da Ponta das Contendas y ocupa una superficie de 93 ha, incluyendo un área costera y los islotes adyacentes.

foto bahia das Mos con las islas da Mina

Bahía das Mós con las islas da Mina.

El rasgo geomorfológico más característico de esta zona, las islas da Mina, se originaron por las lavas que cruzaron las laderas del sudoeste del Pico dos Cornos, y que al llegar a la costa originó una península muy estrecha de alrededor de 500 metros de largo. Hoy en día de lo que queda de la antigua península son unas discontinuidades en forma de islotes, a causa de la acción de la erosión, principalmente marina.

Después fuimos hacia Porto Martins, allí empezó a llover más fuerte y no nos bajamos del coche. A parte de ver las casas que habían, vimos unas piscinas naturales muy bien equipadas (duchas, servicio de bar y vigilancia, buen parquing, etc).

La siguiente parada fue la ciudad de Sao Sebastiao que según las guías turísticas es una parada imprescindible. Nos dimos un paseo por el centro y vimos su iglesia, la más antigua de la isla que data de principios del siglo XVI, y una de las capillas. Como la lluvia volvió a ser presente nos metimos en un bar que parecía volver a los años 80, los pocos clientes que habían eran  ganaderos que venían a tomar una cerveza antes de ir a comer. Cuando paro la lluvia fuimos a ver un cementerio que estaba cerca y después a un supermercado dónde compré unos dulces típicos de la zona para regalar a la familia.

 

foto iglesia sao sebastiao terceira

Iglesia de Sao Sebastio

foto capilla en sao ebatiao terceira

Capilla en Sao Sebatiao construida el año 1918.

foto Cementerio do Bom Fim en sao sebastiao terceira

Cementerio do Bom Fim en sao sebastiao

Angra do Heroísmo

A las 13:30 volvimos a la capital de Angra do Heroísmo, y como el tiempo empezó a mejorar, aparcamos el coche en pleno centro de la capital (zona de pago) para visitar esta parte céntrica de la ciudad, declarada en 1984 Parimonio de la Humanidad por la UNESCO.

foto angra do heroismo fachada pintada

Fachada pintada de un edificio abandonado. Capital de Angra do Heroismo.

foto centro de Angra do Heroísmo Pratimonio de la Humanidad de la Unesco

Calle céntrica en Angra do Heroísmo

Lo primero que me encontré fue una pastelería en la calle Rua da Esperança, que cuando entré no pude resistirme en comprar un surtido de pastelillos típicos de las Azores y de Portugal. Si los queréis comprar que sepáis que se tienen que comer antes de tres días y guardarlos en el frigorífico. Estaban deliciosos!

Después nos dimos un paseo por el Jardín Duque da Terceira. Es un jardín muy cuidado siendo uno de los jardines clásicos más emblemáticos de la época romántica de la historia de Portugal. Ocupa la zona situada al oeste del convento histórico de Sao Francisco, el hogar que acoge el Museo de Angra do Heroísmo, e incluye diversas áreas ajardinadas a lo largo de los flancos de una colina. Destaca por el número de especies de plantas endémicas y exóticas, transportadas a la isla desde la época de los descubrimientos portugueses, e incluye tanto las especies tropicales y subtropicales. Y por último, paseamos por las calles más comerciales y compramos unos souvenirs.

foto jardin duque da terceira angra do heroismo

Jardin Duque da Terceira en Angra do Heroísmo.

foto arbol dragon las azores

Árbol dragón en el Jardín Duque da Terceira de Angra Heroismo.

La tarde la pasamos de relax en el hotel, principalmente en la piscina y “playa”. Y por la noche fuimos a cenar, por tercera y última vez, al Restaurante Casa de Pasto Canadinha. Repito, vale la pena ir a comer allí.

Ir al día 7: Turismo por la Caldeira Velha y Furnas (Isla Sao Miguel)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s